top of page

Martínez Allende cuestionó las restricciones de ingresos al puerto de Ushuaia


La decisión del gobierno nacional de vivir aislados del contexto internacional sigue produciendo terribles consecuencias para las provincias. La idea de mantener el cierre de fronteras ha dejado varados a miles de argentinos en condiciones desesperantes alrededor del mundo, muchos de los cuales todavía no pueden regresar.


Para Tierra del Fuego, por su condición insular, la reducción drástica de sus conexiones con el resto del mundo tiene además una gravísima incidencia en sus principales industrias. No sólo están paralizados los vuelos sino que ahora también perdemos la condición de puerto de entrada a la Antártida para una de las principales líneas de cruceros.


Nuestra provincia necesita con urgencia la apertura internacional para activar el turismo poniendo en marcha toda la logística que incluye aeropuertos y puertos. No menos trascendente es esa apertura para evitar el aumento en los costos en el ingreso de insumos para las fábricas instaladas.


Desde nuestro Bloque hemos trabajado en la presentación del proyecto de pasaporte sanitario, que nos posibilitaría aprovechar estratégicamente nuestra condición insular, con la llegada del turismo internacional y siempre respetando las normas sanitarias para evitar contagios.


Una gestión que pone al país en situación de aislamiento, y que afecta directamente nuestra economía regional, cerrándonos a una de nuestras principales fuentes de ingreso de divisas y por supuesto dejando de ser atractivos para las inversiones.

Si no se cambia esta mirada, de nada servirán las modificaciones del puerto de Ushuaia, porque será siempre más rentable y sobre todo más confiable la utilización de puertos alternativos.

Comentários


bottom of page