top of page

EL CONSUMO DE POLLO SUPERÓ AL DE CARNE VACUNA



El presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Roberto Domenech, aseguró que la producción avícola es la proteína animal más consumida en la Argentina. Su crecimiento sostenido ubica hoy al consumo de carne de pollo en 47 kg por habitante al año y la de huevos en 21,2 kg (equivalentes a 336 unidades) anuales per cápita, totalizando 68 kilos por persona al año.

 

El titular de CEPA señaló que uno de los desafíos de la industria es la “inversión para seguir creciendo” y para ello reclamó “financiaciones ágiles para respaldarla”; al tiempo que reconoció “los buenos costos y el precio competitivo” de la producción avícola local, a los que consideró “determinantes para venderle al mundo”.

 

Domenech detalló que Argentina mantiene activos más de 75 mercados internacionales, los cuales son “cruciales para consolidar un crecimiento constante”.

 

En cuanto a las colocaciones externas, en diálogo con Chacra TV, Domenech subrayó: “Esperamos llegar a fin de 2024 con un 10% de la producción destinada a la exportación, que es un porcentaje que está por debajo del 15% al que esperamos llegar en el corto plazo”, y recordó que “hace 10 años, las exportaciones representaron hasta un 19% de lo producido en el país”

 

La industria avícola está presente en 18 de las 24 provincias argentinas, y es el octavo país productor y el décimo exportador de carne aviar a nivel mundial. En tanto, se ubica en décimo quinto lugar en la exportación de ovoproductos.


Domenech detalló a Chacra TV que “el 50% de la cadena avícola se concentra en Entre Ríos, otro 35% en Buenos Aires; un 5% en Santa Fe; un 5% Córdoba; 3% en Río Negro; 1,5% en Salta y un 1% en Mendoza”.


En cuanto al mercado interno, nuestro país es un gran demandante de proteína animal. De hecho, hoy se consumen 47 kg de pollo, 45 kg de carne bovina y 20 kg de carne de cerdo, sumando un total de 112 kg de proteína animal por habitante al año. Y si a ese volumen, se le agregan los 21,2 kg de huevo que se consumen anualmente per cápita, se eleva a 133 kg. La Argentina ocupa, además, el quinto lugar en el ranking mundial de consumo de huevos.

 

Las exportaciones de sector no se limitan solamente a huevos comerciales, ovoproductos y pollos en todas sus formas, sino que “están ganando un importante lugar las harinas proteicas de subproductos de la carne, de plumas y sangre; así como también de vacunas, antígenos, núcleos vitamínicos y minerales” detalló el presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas.

 

Para mantener un crecimiento anual del 2%, la producción de pollos “debe incorporar 200 galpones de última generación por año” lo que debe ser acompañado por “importantes inversiones en energía y caminos, para lo que se necesita decisión política” subrayó Domenech, quien destacó que “la avicultura es la producción que demanda menor espacio, tiene la mejor conversión alimenticia, el menor consumo de agua, la más rápida capacidad de multiplicación, y la menor huella de carbono”.

 

Por otra parte, el titular de CEPA destacó que “el mundo demandará nuestras materias primas primarias como el maíz, la soja, el trigo y otras, pero debemos agregarles valor, que significa, además, agregar trabajo, que en nuestro caso es convertir proteína vegetal en proteína animal: transformar granos en carne bovina, porcina o aviar, huevos o leche”. “Si no lo hacemos la ventaja comparativa de tener maíz y soja se perderá y con ello se perderá trabajo”, advirtió.

 

El sector consume 6 millones de toneladas de maíz y 2,2 millones de toneladas de pellet y poroto de soja por año. A su vez, emplea de forma directa e indirecta a 130 mil personas.

 

Con relación a la cantidad de granjas avícolas existentes en el país, Domenech dijo a Chacra TV que “según los datos del censo que se hizo en 2017, del que participaron la entonces Secretaría de Agricultura, y referentes del sector privado aportando supervisores de establecimientos, hay en Argentina un total aproximado de casi 4 mil granjas”.

 

En materia impositiva, el titular de CEPA advirtió que “si se aplica una mirada de futuro en el corto y mediano plazo en la producción de huevos, es necesario bajar el IVA del 21% al 10,5% equiparando el pago de dicho tributo a otros alimentos como la carne vacuna, el cerdo, el pollo, el cordero y la leche”. Asimismo, reclamó “reducir los costos de laborales, de logística y fiscales que solo generan pesadas cargas a los productores y a los consumidores”.

 

La gripe aviar, que se registró en la Argentina a fines de febrero de 2023, provocó el cierre de las exportaciones de productos aviares, respetando los protocolos de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA). Seis meses después, se pudo recuperar el estatus de país “libre de Influenza Aviar”, y transcurrido el primer semestre de 2024 se recuperaron todos los mercados suspendidos tras la detección de la enfermedad.

 

“Sólo resta el reconocimiento de China” que sumado al de Chile, que se reabrió esta semana, “representaban el 45% de las exportaciones”, explicó Domenech a Chacra TV. No obstante, comparado con el 2022, “se perdieron exportaciones por 85 mil toneladas y US$ 210 millones en pollo y US$ 20 millones en huevos y ovoproductos”.

 

El jueves 4 de julio se publicó en el Boletín Oficial de Chile la Resolución 4211, reconociendo a la Argentina como país libre de Influenza Aviar, lo que en términos prácticos permitió la reapertura de ese mercado al que no se podía ingresar con carne aviar ni con huevos desde el 13 de febrero de 2023.

 

“El comercio se reestableció de inmediato, lo que es un gran paso en la relación comercial entre Argentina y Chile. En tanto, esperamos que el secretario de Bioeconomía, Fernando Vilella, a su regreso de misión a China traiga buenas noticias y también podamos retomar los envíos a ese destino”, señaló Javier Prida, presidente ejecutivo de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA)

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page