top of page

EL AJUSTE DEL LEÓN EMPIEZA A MOSTRAR EL IMPACTO EN LOS PUESTOS DE TRABAJO Y EL SALARIO



La crisis laboral en Argentina está alcanzando proporciones preocupantes a medida que la economía se sumerge más en la recesión. Los indicadores oficiales comienzan a revelar el impacto devastador que esta situación está teniendo en el mercado laboral. Según datos de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), marzo de 2024 marcó la peor variación mensual para ese mes desde 2002, reflejando una situación aún más negativa que la registrada en marzo de 2020.

 

Datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) reflejan que, entre diciembre y febrero, se perdieron un total de 63,000 puestos de trabajo, y si se compara con relación a agosto pasado, la pérdida se eleva a casi 100,000 empleos. Este declive es más notable en el sector privado, que ha experimentado una disminución continua durante los últimos seis meses, acercándose a los niveles observados a principios de 2018. La construcción ha sido particularmente afectada, perdiendo 72,000 empleos en el período mencionado, mientras que la industria también muestra signos preocupantes con una pérdida de 8,000 empleos.

 

El sector del servicio doméstico también enfrenta dificultades, con niveles de empleo que retroceden a cifras comparables a fines de 2016. Este sector, caracterizado por las peores condiciones laborales, ha sido uno de los más afectados por el ajuste en el mercado laboral formal desde 2020.

 

Paralelamente, la presión sobre los salarios sigue siendo evidente, exacerbando aún más la situación. En marzo, los salarios volvieron a quedar rezagados frente a la inflación, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). A pesar de una leve recuperación en febrero, donde los salarios aumentaron en promedio un 10.3%, quedaron por detrás del aumento del 11% en los precios. Esta tendencia se suma a una pérdida salarial acumulada del 5.9% en lo que va del año, agravada por la brecha observada desde el inicio de la gestión de Milei en diciembre, cuando los salarios aumentaron un 9% mientras que los precios se elevaron un 25.5%.

 

Los trabajadores informales continúan siendo los más afectados, con una pérdida salarial que supera el 170% en términos interanuales. Mientras tanto, el sector público ha logrado igualar la inflación en un 11%, aunque la pérdida real supera los 100 puntos al comparar marzo contra marzo, una tendencia que se ha mantenido durante todo 2023 y se ha agravado en los últimos meses.

 

"Ya en el último mes los salarios empezaron a ganarle a la inflación", afirmó Milei durante una entrevista con la BBC, refiriéndose a la desaceleración de la inercia de los precios en los últimos meses. Sin embargo, en marzo esta tendencia volvió a revertirse, dejando a los trabajadores en una situación cada vez más precaria.

Comments


bottom of page